27 de enero de 2013

Cómo hacerte saber...Mario Beneditti


¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?...

Que uno solo tiene que buscarlo y dárselo.

Que nadie establece normas salvo la vida.

Que la vida sin ciertas normas pierde forma.

Que la forma no se pierde con abrirnos.

Que abrirnos no es amar indiscriminadamente.

Que no está prohibido amar.

Que también se puede odiar.

Cómo hacerte saber que nadie establece normas salvo la vida!...

Que el odio y el amor son afectos.

Que la agresión porque sí, hiere mucho.

Que las heridas se cierran.

Que las puertas no deben cerrarse.

Que la mayor puerta es el afecto.

Que los afectos nos definen.

Que definirse no es remar contra la corriente.

Que no cuanto más fuerte se hace el trazo más se dibuja.

Que buscar un equilibrio no implica ser tibio.

Que negar palabras implica abrir distancias.

Que encontrarse es muy hermoso.

Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida.

Que la vida parte del sexo.

Que el porqué de los niños tiene un por qué.

Que querer saber de alguien no sólo es curiosidad.

Que querer saber todo de todos es curiosidad malsana.

Que nunca está de más agradecer.

Que la autodeterminación no es hacer las cosas solo.

Que nadie quiere estar solo.

Que para no estar solo hay que dar.

Que para dar debimos recibir antes.

Que para que nos den también hay que saber cómo pedir.

Que saber pedir no es regalarse.

Que regalarse es, en definitiva, no quererse.

Que para que nos quieran debemos mostrar quiénes somos.

Que para que alguien sea hay que ayudarlo.

Que ayudar es poder alentar y apoyar.

Que adular no es ayudar.

Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara.

Que las cosas cara a cara son honestas.

Que nadie es honesto porque no roba.

Que el que roba no es ladrón por placer.

Que cuando no hay placer en hacer las cosas, no se está viviendo.

Que para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte.

Que se puede estar muerto en vida.

Que se siente con el cuerpo y la mente.

Que con los oídos se escucha.

Que cuesta ser sensible y no herirse.

Que herirse no es desangrarse.

Que para no ser heridos levantamos muros.

Que quien siembra muros no recoge nada.

Que casi todos somos albañiles de muros.

Que sería mucho mejor construir puentes.

Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve.

Que volver no implica retroceder.

Que retroceder puede ser también avanzar.

Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol.

¡Cómo hacerte saber... que nadie establece normas, salvo la vida!...

                                                      Mario Benedetti







24 de enero de 2013

Fotografía de Rafael Sanz Lobato

RAFAEL SANZ LOBATO
Premio Nacional de Fotografía 2011

"Sus fotografías nos fascinan y nos enseñan"

Esta exposición se puede visitar desde el día 17 de enero al 2 de marzo de 2013, además de sorprenderme por las fotografías que representan la España profunda he estado paseando por el edificio donde está la exposición, el antiguo Monasterio de Santa Clara, fue palacio almohade, posteriormente de Don Fadrique y convento de la compañía de las Clarisas hasta 1998. 
Una interesante actividad para estos días que no te costará nada porque la entrada es "gratis".












                                     





TEMAS DE LA EXPOSICIÓN
Bercianos de Aliste. 1971
Rapa das Bestas. 1970
Auto Sacramental Camuñas. 1969
LaCaballada de Atienza. 1970
Otras historias 
Retratos
Bodegones. 





21 de enero de 2013

Flipar en colores, Redes.


Contrasting Sounds , Wassily Kandinsky

El color es un medio para ejercer una influencia directa sobre el alma. El color es la tecla. El ojo es el martillo templador. El alma es un piano con muchas cuerdas. El artista es la mano que, mediante una tecla determinada, hace vibrar Adecuadamente el alma humana.
Kandinsky (1911) De lo Espiritual en el arte.

He vuelto a ver este programa de REDES que nos cuenta que es la "sinestesia" que es la forma que tienen de percibir algunas personas las sensaciones, un sinestésico puede oìr colores o senitr sabores al escuchar palabras o tocar algún objeto según su textura. Un ejemplo de artista sinestésico es el pintor Wassily Kandinsky que veía colores escuchando música. 

Si  tenéis curiosidad podéis ver el capítulo completo de redes, según los científicos todos fuimos sinestésicos en nuestra infancia;  por mucho que me imagine como es la vida de un sinestésico no lo concibo, escuchar un nombre y que amargue la boca por ejemplo, tiene que ser desagradable, pero reconozco que ver los colores proyectados cuando escuchas música tiene que ser maravilloso.

18 de enero de 2013

Ángeles Guardianes, Gabriela Mistral


Es verdad, no es un cuento; 
hay un Ángel Guardián 
que te toma y te lleva como el viento 
y con los niños va por donde van. 

Tiene cabellos suaves 
que van en la venteada, 
ojos dulces y graves 
que te sosiegan con una mirada 
y matan miedos dando claridad. 
(No es un cuento, es verdad.) 

                                                              Gabriela Mistral

Me he dado cuenta que estoy rodeada de Ángeles Guardianes... soy afortunada!!







13 de enero de 2013

Sueños

Es un sueño la vida, 
pero un sueño febril que dura un punto;
cuando de él se despierta,
se ve que todo es vanidad y humo...


                                               G.A. Bécquer, fragmento rima XC

Según cuentan los expertos en felicidad para conseguir un sueño tienes que seguir algunos pasos, en primer lugar "tenerlo" son imprescindibles para sentirse vivo, después has de compartirlo con los demás, escribir sobre él y sentirlo, hazlo crecer en tu mente, por último la voluntad, ser perseverante y no rendirte. Como siempre pasa...la teoría mucho más fácil que la práctica, es imposible quedarse atrapados en algunos sueños, tan importantes que no quieres deshacerte de ellos pero que ves imposibles de conseguir.




3 de enero de 2013

Puerto Presente, Macaco


eres 
tu presente, 
tu manzana: 
tómala
de tu árbol, 
levántala 
en tu 
mano, 
brilla 
como una estrella, 
tócala,
híncale el diente y ándate 
silbando en el camino.

                    Pablo Neruda
                       (fragmento "Oda al presente") 


Pues eso, que nunca es demasiado tarde para comerte la vida, ¡penitas al congelador!