29 de agosto de 2012

Retorno a Brideshead


Nos envolvía la dulce fragancia del tabaco, mezclada con los no menos dulces aromas del verano a nuestro alrededor, y los vapores del dorado, exquisito vino,  parecían elevarnos a un dedo de la hierba y dejarnos suspendido en el aire.
-Es un lugar perfecto pare enterrar un a hucha llena de oro- dijo Sebastian. Me gustaría enterrar un objeto preciosos en cada lugar donde haya sido feliz . Y, cuando sea viejo, feo y triste volver para desenterrarlo y recordar.


Retorno a Brideshead es la historia de Charles Ryder, Capitan del ejercito, que después de varios años vuelve a el Castillo de Brideshead. El lugar que le cautivó desde que lo pisó por primera vez con su amigo de la universidad Sebastian Flyte, un joven aristocrático delicado y sensible con el que mantiene una ambigua relación hasta que el mismo se aleja de el mundo que le rodea.
Conocemos a todos los habitantes de la casa a través de los ojos de Charles, en aquella época estudiante de arte, un joven observador que se siente atraído por la familia Marchmain por ver en ella la unión familiar que el nunca ha tenido. Vive días felices e inolvidables junto a su amigo y su familia pero debajo de tanta exquisitez y vida disipada hay una sombra oscura que repercutirá en la vida de todos.

Brideshead Revisited, 
los recuerdos sagrados y profanos de capitán Charles Ryder 
 por Evelyn Waugh

Según la revista Time una de las 100 mejores novelas inglesas desde 1923, para mí uno de los mejores libros que he leído por la forma de describir tanto a los personajes como a la mismo castillo.


10 de agosto de 2012

Hubo un tiempo


Hubo un tiempo en el que el amor era un
intruso temido y anhelado.
Un roce furtivo, premeditado, reelaborado durante
insoportables desvelos.
Una confesión perturbada y audaz, corregida mil
veces, que jamás llegaría a su destino.
Una incesante y tiránica inquietud.
Un galopar repentino del corazón ingobernable.
Un continuo batallar contra la despiadada infalibilidad
de los espejos.
Una íntima dificultad para distinguir la congoja del
júbilo.
Era un tiempo adolescente e impreciso, el tiempo del
amor sin nombre, hasta casi sin rostro, que merodeaba,
como un beso prometido, por el punto más umbrío de la
escalera.

                                                           Ana Rossetti



1 de agosto de 2012

La pesca del salmón en Yemen


Sí estás cansado de la vida que llevas, cansado de dejarte arrastrar por la corriente de la monotonía y de repente se te ofrece una oportunidad de cambiar... no lo dudes, gira y remonta contra la corriente aunque no tengas seguro tu objetivo, como los salmones remontan río arriba guiados por su instinto.

Este es el mensaje que me ha dejado esta película, un sabor dulce de boca que me durará mucho tiempo porque cuando tenga oportunidad la vuelvo a ver.


El proyecto se lleva a cabo y no será suficiente el dinero de el cliente, un millonario jeque árabe, imprescindible creer en lo que se está haciendo para entregarse de lleno en ello, hacerlo con fe y amor, como en cada propósito que nos embarquemos  en nuestra vida.

La Banda sonora original de Dario Marianelli